TELÉFONOS:

(443) 315-29-66 (443) 315-29-67

TRASTORNO BIPOLAR

TRASTORNO BIPOLAR


La psiquiatría  de estos tiempos  ha vivido grandes cambios y con ellos ahora hay un mejor entendimiento de los trastornos mentales.  Esto ha permitido conocer el impacto que  tienen estos padecimientos en  la vida diaria de los pacientes y con ello han aparecido nuevos tratamientos con la intención de poder ofrecer una mejor calidad de vida.

 Existen diversos trastornos mentales, pero uno de los más comentados en la población es el trastorno bipolar (TBP ). Se  sabe  actualmente que el trastorno bipolar  tiene una prevalencia en la población general a lo largo de la vida  de alrededor del 1% y que es uno de los trastornos mentales con mayor heredabilidad. Los hijos de padres con TBP presentan 13.4 veces mayor riesgo de tener un trastorno del espectro bipolar en comparación con los que no tienen padres con este diagnóstico. Por muchos años se desconocía a qué edad iniciaba este trastorno y se llegó  a considerar  que únicamente se presentaba en la vida adulta, aunque estudios más recientes  reportan que existen síntomas desde la infancia. Existen estudios retrospectivos donde del 50 al 61% de los adultos con el diagnóstico de TBP han reportado haber presentado síntomas durante la infancia y la adolescencia.

Existe toda una clasificación sobre TBP  la cual se puede  obtener  del DSM 5, que es el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales  en su última versión. En la actualidad  se cuenta  con las siguientes categorías: TBP tipo I, TBP tipo II y otros TBP especificados y no especificados.

El diagnóstico de este trastorno deberá de ser realizado por un médico psiquiatra, ya que es fácil que sea confundido con otros trastornos mentales.

El Trastorno Bipolar se define  por:

  1. La presencia de episodios de manía, los cuales se caracterizan por  un período definido de aumento del estado de ánimo  y un aumento persistente de la actividad y de la energía. Esto quiere  decir que los sujetos se sienten  extremadamente felices o irritables y con energía para realizar múltiples actividades que estando estables no realizarían.
  2. Aumento de la autoestima: es común que se sientan más atractivos o con habilidades que previamente no tenían.
  3. Disminución de la necesidad de dormir: estos pacientes tienen tanta energía y se sienten tan bien que no necesitan dormir.
  4. Hablan más de lo normal: presentan aumento en la velocidad del pensamiento y sienten que el pensamiento se les revuelve o se les desordena por la cantidad de ideas que presentan.
  5. Se distraen más fácilmente: tienen varios pensamientos a la vez y realizan múltiples actividades las cuales comúnmente no terminan; participan de manera excesiva en actividades que los ponen en riesgo (aumento del contacto sexual, compras desenfrenadas o regalar sus  pertenencias).   Todo esto deberá de suceder  al mismo tiempo y sin  el antecedente  de haber consumido  alguna sustancia adictiva.

Así como presentan síntomas de manía estos pacientes, también pueden presentar síntomas depresivos los cuales son: tristeza acompañada de llanto, disminución de la energía la mayor parte del día, pérdida del interés por las actividades que disfrutan realizar,   disminución  del apetito (lo cual puede llevar a pérdida de peso), alteraciones del patrón de sueño como insomnio, sentimientos de culpa o de inutilidad y es sumamente frecuente la  presencia de ideación suicida e incluso llegan a considerar quitarse la vida.

El diagnóstico es principalmente  clínico, aunque se puede  complementar con la aplicación de  algunas escalas  psicológicas. El tratamiento  deberá de ser iniciado por un médico psiquiatra  ya que  es específico para cada paciente  dependiendo en la fase en la que se encuentre (manía o depresión),  pero principalmente  en caso de encontrarse en manía, o con la presencia de ideación o intentos suicidas, lo más recomendable es  la hospitalización  con la intención de garantizar la integridad física. Como tratamiento farmacológico se   hará  uso de  estabilizadores del  estado de ánimo. Es de suma importancia  brindar psicoeducación a la familia, ya que ellos  son una herramienta  fundamental para la mejora y estabilidad  del paciente que sufre este padecimiento.

Es importante aclarar que, dado que comúnmente se sabe poco acerca de este diagnóstico y es frecuente que exista confusión sobre lo que es el Trastorno Bipolar (es fácilmente confundido con otros diagnósticos como Trastorno Límite de Personalidad o antisocial) , se tiene que realizar una historia clínica completa por un psiquiatra, quien dará el tratamiento farmacológico adecuado. Además, existen múltiples mitos acerca de los tratamientos psiquiátricos, lo cual no contribuye a la mejoría de estos pacientes. Actualmente  los tratamientos  son mucho más nobles que en épocas anteriores, y es importante aclarar que no son adictivos y que son necesarios para el control de los síntomas.

Dra. Elizabeth Yáñez Soto

Médico Psiquiatra

Morelia, Michoacán