TELÉFONOS:

(443) 315-29-66 (443) 315-29-67

Cáncer de Próstata

Cáncer de Próstata


La próstata es una glándula sexual propia del sexo masculino, la cual se encuentra ubicada en la región pélvica del hombre, debajo de la vejiga detrás de la sínfisis del pubis y por delante del recto, es atravesada por la uretra que es el conducto por el cual orinamos, en el adulto joven tiene forma similar a la de una nuez y pesa alrededor de 20 gr.  La función que tiene la próstata es producir líquido seminal junto con las vesículas seminales y las glándulas bulbo uretrales, este líquido seminal tiene la función de transporte y nutrición de los espermatozoides para que éstos cumplan su función. La próstata está constituida por pequeñas glándulas microscópicas formadas por grupos de células que producen el líquido prostático, dichas células como cualquier otra del cuerpo nacen, crecen, realizan una función y mueren, de manera que continuamente cambiamos un número de ellas, sin embargo cuando éstas células se alteran, nacen, crecen, alteran su función y presentan una tasa de reproducción muy alta con bajas tasas de muerte celular, lo cual genera una masa de tejido al cual se le llama tumor, el tumor se denomina neoplasia o tumor maligno o cáncer cuando éstas células que alteran su función tienen  la capacidad de crecer indiscriminadamente y abandonar el órgano que les dio origen, en este caso la próstata, e invadir otros órganos ya sea por contigüidad o viajando a distancia a través del líquido linfático o a través de la sangre y generar otros tumores secundarios a los cuales llamamos metástasis.

El cáncer de próstata actualmente es reconocido como uno de los problemas médicos más importantes a los cuales enfrenta la población masculina. En Europa es la neoplasia sólida más común, mundialmente el cáncer de próstata es la 2ª causa de muerte por cáncer en la población masculina.

No se conocen con certeza todos los factores de riesgo para esta enfermedad aunque existen 3 factores bien definidos en la actualidad;  1) Incremento en la edad, es decir existen más posibilidades de desarrollar cáncer de próstata a mayor edad aunque en la actualidad lo encontramos cada día en población más joven. 2) Factor hereditario, si una persona tiene el antecedente de un familiar en primera línea con cáncer de próstata, la posibilidad  de padecerlo se duplica respecto de aquellos hombres sin este antecedente y si son 2 o más familiares afectados la posibilidad puede aumentar desde 5 a 11 veces más. 3) Origen étnico, ya que la incidencia de cáncer de próstata se distribuye por áreas geográficas étnicas siendo mayor en Estados Unidos de América (EUA) y los países del norte de Europa y baja la incidencia en el sureste de Asia. Sin embargo existe evidencia de algunos factores externos que influyen de manera importante ya que los movimientos migratorios hacen evidente por ejemplo que los hombres de Japón que han ido a vivir a los Estados Unidos de América adoptando costumbres de esta región, igualan la posibilidad de padecer cáncer de próstata que en aquellos nacidos en ésta región, algunos factores como el sobrepeso, dietas ricas en proteína y grasa animal, ingesta de alcohol entre otros  pueden asociarse a la presencia de esta enfermedad.

Es de suma importancia saber que además de ser una enfermedad muy frecuente, el cáncer de próstata se considera muy peligroso por ser una enfermedad que hoy  no podemos prevenir, es decir si una persona tiene predisposición a desarrollarlo, no existen medicamentos de ningún tipo que puedan evitar su aparición, no existen dietas, remedios naturistas herbolarios que eviten su aparición, no existen vacunas que puedan hacer que no se desarrolle. Por otra parte el cáncer de próstata es clínicamente silencioso en sus etapas iniciales, esto significa que los pacientes que lo padecen no presentan dolor de ningún tipo ni tampoco presentan dificultad para orinar, un paciente puede presentar cáncer de próstata incluso este tumor avanzar, salir de la próstata e invadir otros órganos sin que genere molestia o dolor alguno, y es solo hasta que ya está demasiado avanzado cuando inician las molestias que generalmente no son asociadas con la vía urinaria, como por ejemplo hay pacientes con cáncer de próstata avanzado cuyo primer síntoma es el dolor de espalda. Esto es debido a que la mayoría de los casos el cáncer de próstata se desarrolla en la porción periférica de  y posterior de la próstata donde no tiene relación con el flujo de la orina y por otra parte la inervación de la próstata no incluye receptores que generen dolor como tal.  Es importante hacer una breve aclaración en este punto, el cáncer de próstata se debe diferenciar del crecimiento benigno de la próstata al cual llamamos Hiperplasia prostática  y son 2 enfermedades completamente diferentes y una no predispone a la otra, la hiperplasia prostática si genera sintomatología urinaria consistente en dificultad para el inicio de la micción, disminución de calibre y fuerza del chorro de la orinar etc. El cáncer de próstata no genera dichos síntomas a menos que en el mismo paciente se presenten ambas enfermedades.

Quizá el punto de mayor interés para el cáncer de próstata es que pese a que no lo podemos evitar, el cáncer de próstata es CURABLE siempre y cuando se detecte OPORTUNAMENTE, de aquí la importancia de las campañas  para la detección oportuna del cáncer de próstata. Es recomendable la revisión de un hombre por parte del urólogo 1 vez por año a partir de los 50 años de edad en aquellos pacientes que no sean de alto riesgo, esto es que no tengan antecedentes de cáncer de próstata en familiares de línea directa o tengan un origen étnico de los ya comentados previamente, la población latina no se considera de alto riesgo salvo si se presenta el antecedente familiar en cuyo caso la recomendación de revisión anual por el urólogo es a partir de los 40 años de edad.

Hoy en día existe confusión y en no pocos casos mala orientación para la población acerca de cómo debe ser la revisión de los pacientes para la detección oportuna de esta enfermedad, la recomendación a nivel mundial por las grandes sociedades urológicas internacionales como la Sociedad Europea de Urología, Sociedad Americana de Urología y nacionales como la Sociedad Mexicana de Urología, es realizar una revisión clínica completa que incluye el tacto rectal digital y que se complementa con la medición en sangre del Antígeno Prostático Específico (APE), erróneamente muchas personas han sido orientadas en el sentido de que ya no es necesario hacer revisión mediante tacto rectal, lo cual es falso. El tacto rectal es indispensable y se complementa con el  estudio del APE, existen algunos tipos de cáncer de próstata (los más agresivos), que nunca elevan el APE y por el contrario no todos los pacientes que tienen elevado el APE  tienen cáncer de próstata, ya que el APE puede elevarse por otras condiciones prostáticas diferentes al cáncer como infecciones de la próstata, infecciones urinarias, crecimiento benigno de la próstata, procesos inflamatorios prostáticos, relaciones sexuales etc. De tal forma que es muy importante una correlación clínica con los resultados de laboratorio. Por otra parte estudios de imagen básicos como el ultrasonido abdominal de próstata, el ultrasonido transrectal de próstata, e incluso estudios de imagen avanzados como la tomografía axial computada de pelvis e incluso la resonancia magnética nuclear de próstata y la tomografía por emisión de positrones (PET CT), no hacen diagnóstico de la enfermedad por sí mismos.

De lo anterior se deriva que es el Urólogo quien puede definir en base a la exploración clínica y estudios de laboratorio de un paciente determinado, si está en riesgo o no de padecer la enfermedad. Cuando existe una sospecha por parte del urólogo ya sea porque el tacto rectal muestra la presencia de alguna zona sospechosa de cáncer de próstata o la elevación del APE  lo sugiera también, es necesario realizar en estos pacientes una biopsia de próstata a fin de descartar el diagnóstico o bien documentarlo y poder estar en condiciones de dar el tratamiento correcto y oportuno al paciente.

Recordemos que el cáncer de próstata es curable cuando se detecta oportunamente por lo que lo ideal es que su detección sea cuando el Antígeno Prostático Específico  se encuentra en un nivel no mayor de 10 ng/ml ya que estos casos son los que tienen mayor posibilidad de curación.

En la actualidad existen varias opciones de tratamiento con fines de curación para el cáncer de próstata donde destaca la cirugía radical de próstata como el estándar de tratamiento, esta cirugía implica la extirpación completa de la próstata, vesículas seminales y ampollas de los conductos deferentes así como la unión directa de la vejiga a la uretra, complementada de acuerdo al caso con extirpación de los ganglios linfáticos de la pelvis, esta cirugía puede ser por técnica abierta convencional o bien por vía laparoscópica pura o asistida por robot y es realizada por el Urólogo, otras alternativas son la braquiterapia que es la siembra de semillas radioactivas directamente en la próstata, la aplicación de radiaciones externas a la próstata y existen métodos de tratamiento alternativos como la crioterapia que es el congelamiento de la próstata o bien el uso de ultrasonido de alta frecuencia focalizado (HiFU).

Cuando el cáncer de próstata ha salido de la próstata se considera una enfermedad avanzada y no es posible curarla pero si es posible su control mediante diversas alternativas como la deprivación de testosterona con medicamentos o quirúrgicamente, radioterapia y en la actualidad quimioterapia a base de medicamentos del grupo de los taxanos, existe en desarrollo inmunoterapia y algunas otras opciones.

Para terminar esta información es importante dejar en resumen el siguiente mensaje acerca del cáncer de próstata:

  1. El cáncer de próstata es una enfermedad muy frecuente.
  2. El cáncer de próstata No da síntomas, en sus etapas iniciales (cuando es curable).
  3. El cáncer de próstata es curable en la mayoría de los casos cuando se detecta oportunamente.
  4. Es el especialista en UROLOGIA el médico adecuado para su detección oportuna y tratamiento.

 

Dr. Guillermo Tavera Ramírez.

Cirujano Urólogo.

Hospital Sanatorio la Luz.